Modificados Obras Públicas

El periodic - Un medio ambiente sin confinar

OPINIÓN

Por Jesús Antonio Rodríguez Morilla
04/03/2020

Supuesto agujero en la UE de 750.000 millones euros

 

Podría decirse que las distintas situaciones que vive España de un tiempo a esta parte, en sus distintas Autonomías se han acabado convirtiendo en antecedentes de endemia y servidumbre. (valga la primera palabra como sinónima) sobre lo que sucede con cierta habitualidad en algunas de nuestras Comunidades Autónomas.

A la Zona Valenciana le toca sufrir doblemente. Por un lado, la ya tantas veces referida y actual de carácter sanitario, y por otro, una no menos económicamente dolorosa, basada en los duros posicionamientos económicos e insolidarios que se esperan de nuestros socios del Norte de Europa.

Sobre las actuales protestas, al fin y al cabo, podría argumentarse que nos la jugamos en casa, y que irreductibles y longevas posturas hasta ahora podrían ser superadas, (no resueltas), hasta una nueva crisis hortofrutícola.

Al menos, conocemos a nuestros rivales y sabemos los lugares exactos “donde nos aprietan los zapatos”, por lo que aparentemente tiene visos de una mejor solución, consistente en tratar de obtener por algunos, menores beneficios.

Sin embargo, el problema Comunitario, como suele ser habitual, tiene varias y distintas aristas.

Una de ellas e importante, es nuestro escaso peso específico en las Instituciones.

Somos una “economía de resistencia”, con muchos asuntos por todavía, volver a intentar a arreglar, además de contrastados méritos para tomar asiento en los algunas veces denominados “vagones de segunda o tercera clase” del convoy comunitario, pero todo hay que decirlo, también existen otros con mayores méritos para ocuparlos.

Resulta triste, que nos hayamos convertido en los “pentacampeones” de la U.E. en sanciones medio ambientales, y es que debe reconocerse que el sistema tripartito actual de responsabilidades compartidas entre: Estado; Autonomía y Entidades Locales, no funciona. Toca desengañarse de que no podemos estar tirándonos piedras entre los tres, culpándonos entre nosotros. Esta situación no la comprende la Comisión Europea.

Pero volvamos a la misma, lugar donde entablará el próximo combate de la P.A.C entre “finos estilistas y duros encajadores”.

En tal Institución, nunca ha existido el llamado “fair-play”, al menos, no lo recuerdo de mis tiempos en Berlaymont.

Siempre han existido las preferencias, a la hora de servirse el “buffet-frío”, es decir, cara a los supuestos y mejores manjares, existía una regla no escrita de determinadas preferencias de algunos comensales, o en el mejor de los casos, ……. “permitiría cederte mi posición alrededor de la mesa, a cambio de que mejoremos nuestra balanza de pagos, naturalmente, a mi favor……..

Lo anterior, si se desea, puede interpretarse como tópico, pero no lo alejen mucho de la realidad.

Nos consta qué desde la última y fracasada reunión en Bruselas, se negocia bilateralmente entre los Estados Miembros con muchas ofertas, y también muchos desacuerdos.

Lógico, que un Presupuesto PAC, para el próximo septenio por valor de 365.000 millones de euros, despierte filias y fobias, aunque sea ligeramente inferior al anterior.

Avisémonos de encontramos negociando sobre cantidad a deducir, sobre un mercado calificado de subsidiado por nuestros amigos del Norte y una cruda realidad de mejoras de infraestructuras calificadas de obsoletas, igualmente por nuestros socios del frío.

Duros pues los tiempos que se nos avecinan, en los cuales quizás tengamos que acudir allende nuestras fronteras a reivindicar nuestros supuestos derechos, siempre y cuando las negociaciones domésticas no hayan resultado todo lo satisfactoria que deseamos.

¡Ah¡, y no descartemos a partir de ahora, el uso de la palabra “resiliencia” , capacidad que tiene una persona para superar circunstancias adversas…

Puede visualizar el artículo publicado en el siguiente enlace:

https://www.elperiodic.com/opinion/medio-ambiente-sin-confinar/ensayo-general-ante_7222