Modificados Obras Públicas

Logo Alicante Plaza - Cuando un proverbio encierra realidades, el entonces no -en la palabra de un jefe de gobierno- era un sí
Canarias Diario logo - Cuando un proverbio encierra realidades, el entonces no -en la palabra de un jefe de gobierno- era un sí
Logo El dia de zamora - Cuando un proverbio encierra realidades, el entonces no -en la palabra de un jefe de gobierno- era un sí
Xornal de Galicia - Cuando un proverbio encierra realidades, el entonces no -en la palabra de un jefe de gobierno- era un sí
La Comarca de Puertollano - Cuando un proverbio encierra realidades, el entonces no -en la palabra de un jefe de gobierno- era un sí
El Faro de Ceuta 2 - Cuando un proverbio encierra realidades, el entonces no -en la palabra de un jefe de gobierno- era un sí
Noroeste Madrid e1579477635510 - Cuando un proverbio encierra realidades, el entonces no -en la palabra de un jefe de gobierno- era un sí

 

17/01/2020

Lo indicamos allá por julio de 2019, en un artículo publicado por diversos medios escritos autonómicos, entre ellos el presente, aludiendo a un antiguo proverbio árabe titulado UN NO, SIGNIFICA UN MEDIO SÍ.

Se lo escuché allá por los años setenta y tantos a un docto en sabiduría, aún vital e ingenioso.

Vendría a suponer en su contexto, basado ficticiamente en un acuerdo entre dos partes respecto a una negación expresada en determinado momento, a la cual se le podría otorgar posteriormente un significado contrario aludiendo a la falta de comprensión previa por terceros.

Sería algo así en lenguaje de Gonzalo de Berceo o Román Paladino, un contenido de fábula proverbial, respecto al de origen: “mira, como se trata de algo bueno, pero políticamente inentendible en estos momentos, aplazaremos su desenlace para más adelante”. Y así sucedió.

La política, por ser comedido en el lenguaje y como ya se ha manifestado tantas veces, es el refugio y la tentación de las inexactitudes. Por ello, bajo el punto de vista actual de nuestros protagonistas principales, la solución pactada con un eufemístico socio inicial de “cooperación”, para convertirse a su tiempo en “coalición”, pasa a ser en la actualidad un plato al gusto, “bien de forma justificada a juicio del interesado, como recurso al desbloqueo parlamentario, o en sinónimo de burla a la mayor parte del electorado a tenor del resultado final”.

Es más, para otros, entre los qué me encuentro, se trataría de un gran dolo político dirigido a una España, en la que una parte cada vez menor confía en un sistema camino de agónica descomposición.

Basta, con pensar en épocas no muy lejanas y el recuerdo de los “navajazos políticos en el costado” entre una clase política qué ni es ejemplar ni protege a los qué supuestamente debería hacerlo.

Los qué me conocen saben de mi agnosticismo político, pero siempre enfrentado al larvado poder.

Me van a permitir tomarme la licencia de insistir, pero el pasado, 28/4/19, en horas previas al escrutinio de votos en las segundas elecciones, para eso se encuentran las hemerotecas, remití a las Redacciones de los Medios con los qué habitualmente colaboro, Artículo de Opinión, titulado: “ESPAÑA SE QUIEBRA ANTE LO DESCONOCIDO”.

LO DESCONOCIDO, ya se encuentra entre nosotros, repleto de ambigüedades e incógnitas políticas, oscuras presunciones económicas producto de un deambular por caminos pedregosos diseñados por políticos con semblantes contrarios a la regeneración e intereses de España, y cada vez con menos peso en el ámbito internacional.

¿Qué respuesta cabe esperar de una sociedad inexperta en estos inesperados y abruptos estadios políticos?

Por eso, ¿cabría plantearse? respecto a la regeneración política qué tanta falta le viene haciendo a España, basándonos en ciertos clásicos, aquella parábola de Lucas, VI,39:

¿PUEDE UN CIEGO GUIAR A OTRO CIEGO? ¿NO CAERÁN LOS DOS EN EL HOYO?

 

 

Jesús Antonio Rodríguez Morilla

Doctor en Derecho

 

Puede visualizar el artículo publicado en el siguiente enlace: 

https://www.noroestemadrid.com/2020/01/cuando-un-proverbio-encierra-realidades/